jump to navigation

Capitulo IV: La plusvalía relativa. agosto 4, 2007

Posted by Canalla in "EL CAPITAL".
trackback

La fuerza de trabajo que produce un valor mayor de lo que cuesta, genera una riqueza, una plusvalía, nutriéndola lo suficiente como para sobrevivir, prolongando la jornada laboral.

Al crecer el capital, la plusvalía también debe hacerlo para satisfacerlo. La plusvalía solo es la prolongación de la jornada de laboral: pero por muy larga y elástica que sea la jornada tiene un límite necesario, siempre será inferior a las 24 horas del día. La plusvalía tiene ahí un límite natural y un obstáculo insuperable. Representemos abajo una jornada de trabajo en una línea A-B: 

 

A … … … … … D … … … C … … … … … B

  

La letra A será el inicio de la jornada, la letra B, el fin, el límite. A C es el tiempo que equivale al salario del obrero y C B es el tiempo durante el que produce plusvalía.

Ya hemos visto como el hilador en una mitad de su jornada produce lo justo por el salario y en la otra mitad la plusvalía. El trabajo A C es el necesario, el trabajo C B, produce la plusvalía, esto es el sobre trabajo. El capital codicia el sobretrabajo por que engendra plusvalía. Al encontrar la jornada su límite en B se pregunta el burgués que hacer entonces, y halla una solución: El sobre trabajo tiene 2 límites, uno es B, el final de la jornada de trabajo, si se consigue que el límite D sea C el tiempo de sobretrabajo aumentará hasta D B, así disminuye el tiempo de trabajo necesario.

La plusvalía 1ª, sin disminuir el tiempo de trabajo necesario es la plusvalía absoluta, la 2ª, disminuyendo este tiempo, es la plusvalía relativa. La disminución de trabajo necesario genera  plusvalía relativa y disminuye el salario. La disminución del salario viene de la disminución del precio de las mercancías necesarias para el obrero.

Una manera más expedita de producir plusvalía sería pagar al trabajador un salario inferior al que le corresponde, un salario injusto. Algo que en la practica es muy habitual incluso en el siglo XXI, pero aquí solo se exponen intercambios justos, como justo es nuestro capitalista, pagando honradamente al trabajador.

Si nuestro obrero produce 6 artículos en su jornada laboral y el capitalista los vende por 7 pesetas y 50 céntimos es porque los medios de trabajo y la materia prima costaron 1,50 pesetas, más el coste de las 12 horas de trabajo, 3 pesetas de salario y 3 de plusvalía, son 6 pesetas. Esta mercancía de 7,50 pesetas tiene una plusvalía de 3 pesetas.

En 12 artículos producidos serán 3 pesetas de materia prima y medios de producción, dividido por igual en cada artículo serán 25 céntimos de plusvalía de cada artículo. Estas 3 pesetas unidas a las 3 pesetas que el capitalista paga al obrero por la fuerza de trabajo de 12 horas hacen 6 pesetas, que son el precio de fabricación de los 12 artículos:

Cada articulo le cuesta 50 céntimos a los cuales les añade la duodécima parte de la plusvalía (3 pesetas), dividido son 25 céntimos en cada articulo, ahora tiene un valor de 75 céntimos, cada artículo.

Para que el capitalista obtenga más beneficios es suplida la necesidad de vender más por menos precio, al rebajar el precio de la mercancía, dobla la cantidad de lo que vende, ahora venderá cada articulo a menos de 1.25 pesetas, precio anterior cuando solo se producían 6 artículos en una jornada, pero superior a 75 céntimos, su “coste de producción.” Vendiendo a 1 peseta la pieza ha doblado la venta de sus artículos, ya gana 6 pesetas (3 de plusvalía y 3 pesetas de la diferencia, la cantidad de la diferencia la establece el burgués, ahora son 50 céntimos de plusvalía en cada articulo). Como se ve el capitalista ha ganado al aumentar su producción. Por ello los capitalistas están interesados en el aumento de producción para cualquier mercancía. Esta ganancia de la diferencia dura poco pues la competitividad capitalista de los demás burgueses fuerza los precios a la baja, por lo tanto la diferencia solo funciona al principio. Todos los capitalistas adoptan el mismo sistema por necesidad de ventas y el precio de venta baja a 1,25 pesetas, cuando todos adoptan el nuevo sistema de producción de la plusvalía relativa ya han bajado a 75 céntimos. Cuando no queda la ganancia de la diferencia en la venta, aun le queda la integridad de la plusvalía: que se distribuye en vez de en 6 artículos en 12. Al ser producidos en la misma jornada laboral de 12 horas la plusvalía es la misma, pero ha duplicado la producción.

Cuando el aumento de producción depende de las mercancías necesarias de los trabajadores, bajando su precio de compra, en consecuencia disminuye el precio de la fuerza de trabajo, disminuyendo a su vez el trabajo necesario y aumentando el sobretrabajo que produce la plusvalía relativa. La plusvalía gana paulatinamente el terreno al salario.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: