jump to navigation

Capitulo II: Como nace el Capital. abril 6, 2007

Posted by Canalla in "EL CAPITAL".
trackback

Podríamos concluir que la formula del capital se reduce en: hallar mercancías que produzcan más de lo que han costado, que en nuestras manos pueda aumentar su valor para que al venderla recibamos más del valor o dinero usado para obtenerla. Que la mercancía pueda aumentar de valor solo es posible si esta acepta que se la transforme para que aumente su valor, esta transformación se llama potencia o fuerza de trabajo.

Por ejemplo como de algodón se saca hilo y como del hilo hacemos una tela. Según se transforma aumenta su valor.

Un hombre que ha acumulado riqueza de la cual quiere hacer nacer un capital, va a ir al mercado en busca de fuerza de trabajo, sigámosle. Una vez allí encuentra al hombre que ha ido a vender la única mercancía que posee: su fuerza de trabajo.

El proletario no vende su fuerza de trabajo enteramente sino que por un tiempo determinado. Si vendiera enteramente su fuerza de trabajo no sería un asalariado, sería un esclavo, es decir una mercancía.

Para calcular el precio de la fuerza de trabajo el patrón toma el precio de los alimentos, vestidos, vivienda y todo lo necesario para el trabajador en un año, para mantener la fuerza de trabajo en un estado normal; añádase a esta primera premisa lo que necesita el para procrear, criar y educar según su condición de trabajador a sus hijos. La cifra total será dividida entre los 365 días del año y se obtendrá el precio diario de lo que es necesario para mantener la fuerza de trabajo. También se incluye aquí la manutención de los hijos por que son una prolongación de la fuerza de trabajo. Al no ser un esclavo el proletario tiene derecho a mantener en su propiedad lo demás, lo que no es la fuerza de trabajo vendido a su patrón, esto le incluye a él y a sus hijos. Al trabajador únicamente se le paga lo estrictamente necesario.

Según las leyes de intercambio expuestas en el capitulo anterior, las mercancías han de intercambiarse de manera equivalente, por lo tanto el proletario produce y merece a cambio el dinero suficiente para cubrir sus necesidades por día de trabajo, si es tres pesetas pues ese será el salario que reciba el trabajador.

Calculado de esta manera suponiendo que el obrero cobra tres pesetas por día es porque este en seis horas de trabajo produce el equivalente a 15 gramos de plata, o lo que es lo mismo 3 pesetas.

Quien posee la plata establece un contrato con el obrero por el cual le pagará el justo precio, este caso es de un idílico burgués, es honrado, y no especula con la mercancía del obrero, y deberá pagarle puntualmente. Los elementos del trabajo son tres: 1) La fuerza de trabajo, 2) la materia prima sobre la que se trabaja y 3) el medio de trabajo.

El poseedor de dinero, aparte de la fuerza de trabajo compró la materia prima, el algodón en este caso, y tiene un medio de trabajo, el taller, bien completo con herramientas, etc…

Parten ambos hacia el taller, el capitalista marcha el primero lleno ímpetu, tímidamente le sigue el trabajador que ya puede contar con una cosa: con ser curtido.

Nuestro trabajador es hilandero, el patrón le da 10 kilos de algodón con los que puede empezar a hacer hilo. El trabajo se resume en el consumo de elementos que lo componen: la fuerza de trabajo, las materias primas, y el medio de trabajo.

Para calcular el consumo de los medios de trabajo se cuenta con la suma de valor de todos los medios de trabajo: Taller, herramientas, caloríficos, carbón, etc… Se sustrae el valor de la suma de todos los materiales que puedan quedar desgastados, por su uso; se divide el resto así obtenido por el número de días que pueden durar los medios de trabajo, así se obtiene la cifra del consumo diario de los medios de trabajo.

En su jornada de 12 horas nuestro obrero ha transformado los 10 kilos algodón en 10 kilos de hilo. Volviendo hacia su casa el obrero se encuentra en la fea costumbre de hacer cuentas a espaldas de su patrón, con la intención de saber cuanto podrá ganar. Llega a la siguiente conclusión:

                                    Por 10 kilos de algodón……………………30 pesetas

                                    Por desgaste de medios de trabajo……..  4    

                                    Por el salario de su jornada……………….  3    

                                                                                    __________________

                                                                        Total:………………37 pesetas

Vendiendo la mercancía al mismo precio de su coste de producción no le daría ningún beneficio al patrón. Eso serían 37 pesetas pero sin contar con el precio del tiempo perdido del trabajo realizado. ¡He ahí como se hacen los patronos!

El patrón establece el precio de la siguiente manera:

                                    Por 10 kilos de algodón……………………30 pesetas

                                    Por desgaste de medios de trabajo……..  4    

El tercer elemento es el salario del trabajador que es el necesario para que pueda subsistir un día y no representa lo que realmente produce en la jornada. La fuerza de trabajo tiene la particularidad de que produce más de lo que consume. Nuestro trabajador ha trabajado 12 horas y producido por el valor de 12 horas, sin embargo la ley de intercambio ha sido aplicada justamente, el obrero ha recibido el precio justo de mercado.

Ya dijimos que 6 horas de trabajo producían 15 gramos de plata lo que equivale a 3 pesetas, en 12 horas de trabajo serán 6 las pesetas. Aquí está la cuenta que da precio al hilo:

                                    Por 10 kilos de algodón……………………30 pesetas

                                    Por desgaste de medios de trabajo……..  4    

                                    Por 12 horas de trabajo………………………6    

                                                                                    __________________

                                                                      Total:……………….40 pesetas

El capitalista ha gastado en total 37 pesetas y ha obtenido una mercancía que vale 40 pesetas, su ganancia son 3 pesetas, un pequeño beneficio (por ahora).

El problema está resuelto y el capital ha nacido.

 

nace-el-capital.gif

Anuncios

Comentarios»

1. Anónimo - abril 6, 2007

Solo quería decir que el término peseta solo lo he utilizado para simbolizar un tipo moneda, podría haber utilizado el euro, pero para no tener que recalcular y no causar confusión, utilizo la peseta, (que reconozco es como venía en el libro).
No dudeis en dudar, cualquier duda que pueda surgir la intentaré resolver.
Anónimamente:
Anónimo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: